10% de descuento

Días
Horas
Minutos
Segundos

¿Necesitas ayuda?

Cuadros para dormitorio: las claves para elegirlos

Cuadros originales pintados a mano.

¿Estás buscando cambiar la apariencia de tu dormitorio? ¿Sientes que falta algo en tus paredes? Tal vez solo necesiten un poco más de atención, y con solo agregar algunas ideas de arte y decoración, tu dormitorio será más acogedor. Sigue estos consejos para aprovechar al máximo las posibilidades de diseño de los cuadros para dormitorio.

¿Por dónde empezar a decorar un dormitorio con cuadros?

Las obras de arte son una excelente manera de personalizar un dormitorio, ya que ayudan a agregar un punto focal a una pared sin gracia y transmitir tus gustos e intereses. Además, son muy importantes a la hora de integrar el diseño de interiores de todo el hogar. Sin embargo, las pinturas, fotografías y tapices son a menudo un elemento que no es considerado hasta que la habitación está terminada. Pero esta importante decisión debe tomarse mucho antes en el proceso de diseño.

Hay algunos pasos simples que puedes seguir para ayudarte a tomar las decisiones correctas cuando se trata de elegir y exhibir obras de arte en el dormitorio. Este proceso no tiene por qué ser complicado ni estresante, si lo haces paso a paso.

Pasos a seguir para adquirir cuadros para tu dormitorio

Paso 1: Ten en cuenta el interiorismo de toda la casa

Como explicamos al comienzo, es mucho mejor planificar la incorporación de una obra de arte mientras diseñas la decoración de tu dormitorio. Esto te asegurará que las dos instancias trabajen juntas y siguiendo el mismo criterio estético.

Tienes dos opciones a la hora de elegir la obra de arte. Puedes optar por un color que coincida exactamente con los tonos que hayas elegido para el resto de la habitación, o puede escoger algo que complemente o contraste con esos colores. La primera opción será más sutil, mientras que la segunda será mucho más audaz.

Si decides que la obra de arte debe ser el punto focal del dormitorio, puede ser una buena idea atenuar las otras piezas en la habitación. No quieres que todo compita por tu atención.

Paso 2: Define tu estilo y plásmalo en tus cuadros para dormitorio

El estilo definitivamente se reduce a una preferencia personal, ya que diferentes tipos de arte resuenan con diferentes personas. A algunos les puede gustar llenar su hogar con pinturas originales, algunos pueden optar por reproducciones, otros pueden elegir impresiones enmarcadas o lienzos, mientras que otros pueden optar por la fotografía.

El estilo que elijas depende totalmente de ti. No importa si te interesas por lo impresionista, lo abstracto, el cubismo, el arte pop o algo tipográfico. Lo que sí es importante es que elijas algo que realmente te atraiga, que tenga un significado personal o que despierte un recuerdo. La obra de arte debe hablarte a ti, así que no te inclines por algo solo porque piensas que realzará tu habitación con estilo y color o simplemente porque está de moda.

Sólo recuerda que tu dormitorio debe ser un santuario tranquilo y acogedor, por lo que será mejor que optes por algo que realce este sentimiento. Tus cuadros para dormitorio deben evocar una sensación de paz y tranquilidad, así que intenta elegir algo relajante que no sea demasiado estimulante.

Paso 3: Elige colores, texturas y motivos

Las opciones son infinitas y muchas veces encontrar los cuadros para dormitorio ideales para tu casa puede ser abrumador. Por eso, aquí hay algunas opciones de estilo que puedes explorar para guiarte en el camino correcto.

  • Colores oscuros. Si no te sientes cómodo con un ambiente colorido y prefieres algo neutro que te ayude a relajarte y descansar cuando estás en tu habitación, opta por cuadros o fotografías en blanco y negro. 
  • Colores atrevidos. Si, en cambio, tus paredes son blancas o neutras, una pintura de color puede realzar tu dormitorio. Solo ten en cuenta elegir una paleta específica en vez de utilizar todos los colores del espectro.
  • Flores. Ya sean de colores pasteles o colores profundos, las flores nunca pasan de moda. Para agregar un toque de color a un dormitorio algo insulso, prueba instalar una gran pintura detrás de la cama.
  • Metálico. Combina pinturas con toques dorados o plateados con tonos azules o marrones para darle a tu dormitorio un toque de brillo sutil. 
  • Diferentes formas y texturas. No tengas miedo de combinar formas geométricas,  texturas y patrones. Un tapiz tejido convive perfectamente con muebles minimalistas, y una pintura abstracta es el complemento ideal para una cama acogedora llena de mullidos almohadones. 
  • Cuadros figurativos. No todo tiene porqué ser etéreo, también puedes optar por figuras definidas, marinas, paisajes o vistas de tu ciudad favorita.  

Paso 4: Decide el formato y el tamaño de tus cuadros para dormitorio

¿Cuadros verticales o apaisados? ¿Una única pintura grande o varias pequeñas? Todo dependerá del espacio con el que cuentes y el estilo que estés buscando.

Determinar el tamaño adecuado de los cuadros para tu dormitorio suele ser más difícil que elegir la obra de arte en sí. Es muy fácil equivocarse en el tamaño y terminar con algo que no tiene el efecto deseado.

En general, si tienes dudas, los tamaños grandes siempre son más convenientes que los pequeños. Al invertir en piezas de mayores dimensiones puedes maximizar el impacto que tendrá la obra de arte en tu habitación. Además, con tan solo un cuadro podrás cubrir toda una pared y a la vez conservar un estilo más minimalista.

Echa un vistazo a nuestro cuadro Inflexión, una gran opción para colocar una pieza única que genere una gran impresión al entrar al dormitorio.

Piezas de diferentes tamaños y colocadas siguiendo un patrón determinado puede introducir más interés visual. Puedes buscar inspiración en línea para encontrar plantillas que te guíen en cuál es la orientación más adecuada. La mejor opción es idear un plan colocando primero la obra de arte en el piso o pegando hojas de papel en la pared para encontrar el mejor diseño antes de comprometerse con los agujeros en la pared.

Si en cambio te inclinas más por un diseño simétrico, puedes obtener coherencia seleccionando varias cuadros del mismo tamaño. También puedes crear uniformidad eligiendo piezas del mismo artista o algunas piezas en la misma paleta de colores.

Un ejemplo de esto son nuestros cuadros trípticos Caribe, pintados a mano en acrílico.  

Por otro lado, recientemente la tendencia se ha ido inclinando por grandes piezas llamativas y únicas. Sin duda, son más fáciles de colocar y requieren mucha menos planificación. El cuadro Escalones fue pintado a mano por artistas de Bellas Artes y genera un impacto interesante del que puedes sacar provecho.

Paso 5: Piensa en la distribución

El dormitorio es una de las habitaciones principales de una casa. Cada elemento de decoración y diseño de interiores debe tener su propio significado y la ubicación correcta. 

Una vez que hayas elegido el formato de tus cuadros para dormitorio, es hora de colocarlos correctamente. Una buena regla general es que tu obra de arte debe ocupar dos tercios o tres cuartos de la pared. Por ejemplo, cuando cuelgues obras de arte sobre la cama, debes colocar la parte inferior de su marco o lienzo aproximadamente 20-25 cm por encima de la parte superior de la cabecera. Esto también aplica para colgar obras de arte sobre muebles como un sofá, una mesa o un manto de chimenea.

Otra buena idea es colgar la obra de arte de modo que el centro de la pieza quede a la altura de los ojos. Esto es especialmente recomendable si optas por una pintura figurativa.

Sin embargo, no olvides que colgar tu obra de arte no es la única opción. El arte también se ve muy bien colocado en el piso o en muebles simplemente apoyado contra la pared. Esto le dará al espacio un aspecto más informal y relajado y te permitirá ser mucho más flexible con tu obra de arte, ya que es más fácil moverla y cambiarla de lugar cada vez que te aburras.

Otra opción: Optar por el Feng Shui

Si buscas una aproximación más espiritual a la distribución de los cuadros en el espacio, quizás quieras seguir las enseñanzas milenarias del Feng Shui sobre los flujos de energía que nos rodean. Se cree que si no se los obstaculiza, sino que se los ayuda, se puede obtener buena salud, relaciones familiares armoniosas, bienestar financiero y mucho más. Esta práctica recomienda una serie de reglas que debes seguir para obtener el resultado deseado, por ejemplo:

  1. Si usas cuadros para el dormitorio, te deben gustar. Ten en cuenta que las imágenes perturbadoras afectan negativamente tu estado emocional y estropean el aura de la habitación.
  2. Es importante que las pinturas en el dormitorio no tengan tendencias negativas y agresivas. Elige imágenes positivas y tonos agradables.
  3. Las pinturas que incluyen piedras se consideran auspiciosas. El ámbar es especialmente apreciado: es una piedra amarilla que transporta energía solar y positiva.
  4. Las pinturas de feng shui para el dormitorio deben tener marcos bellos y armoniosos.
  5. Las pinturas para el dormitorio deben estar en armonía con el esquema de color general de la habitación. Los colores naturales son una excelente idea: azules, ocres, verdes, todas las tonalidades marrones. Estos colores son muy agradables a la vista y te permiten relajarte rápidamente. Por otro lado, el blanco simboliza la paz y la purificación, por lo que es muy apropiado para un dormitorio.

Si ya estás decidido a invertir en obras de arte que hagan que tu habitación se destaque del resto, visita este enlace para conocer todos los cuadros para dormitorio que ofrecemos en Home Original. Además, puedes visitar nuestra página web para encontrar tu próximo cuadro por estilo o por color.

Suscríbete a la
Newsletter